Solo de Derbake

 

También conocido como solo de percusión, solo de tabla o solo de tambor.

El derbake se comenzó a incluir en la orquesta árabe clásica a partir de 1960, anteriormente, su lugar lo ocupaba el riq. El derbake cobró fama y protagonismo en 1966 cuando la cantante Oum Kalthoum le dio un papel importante en su obra “Fakarouni”. Posteriormente le abrieron paso artistas como la cantante Samira Tawfiq y sus acompañantes percusionistas libaneses Setrak Sarkissian y Mhammad el Beryewe, hasta que cobró una relevancia impresionante. Hoy en día es prácticamente indispensable en la música árabe contemporánea.

También, al popularizarse el Raqs Sharqi, la tabla dio el último salto a la fama, siendo pilar básico en el repertorio de las bailarinas al realizar los conocidos solos de derbake y ser la percusión por excelencia de la gran mayoría de sus canciones, acompañado de otros instrumentos como el riq, el daff, el mazhar, bendir y tar. Mientras estos instrumentos ejecutan el ritmo base, le dan la libertad al derbake de improvisar y adornar aún más el ritmo con los rash (redobles) y harakats (juegos).

Actualmente, las bailarinas improvisan o coreografían estos solos de derbake donde deberá conseguir con sus habilidades y una fiel lectura musical de las frases y figuras que el músico ejecuta con su derbake para marcarlas con movimientos de su cuerpo, en general disociaciones del cuerpo y algunos desplazamientos básicos. Normalmente, estas frases musicales se repetirán en pares, lo que facilitará a la bailarina predecir las figuras que marque el derbake y serán más fáciles de recrear y marcar con más exactitud. Se requiere de gran agilidad mental para improvisar un solo de derbake tanto musical como dancísticamente sin salir de tiempo y predecir los cambios de ritmo.