Khalidji

 

Khalidji significa en árabe “proveniente del golfo” (khalidj-golfo), ya que es típica de la región del golfo Pérsico, principalmente Arabia Saudita, razón por la que también le llaman 'danza saudita' aunque, dependiendo de cada país, podemos encontrar variación en el estilo, y sobre todo en la vestimenta usada. También puede recibir varios nombres; así en los Emiratos Árabes es conocida como "raks na’ashat" o “raks al nashal”, para distinguir la danza femenina de las diferentes danzas masculinas. En Kuwait se la conoce como Samra/Samri. En Qatar se llama khaliji.

Se la conoce también como la danza del cabello por el característico movimiento rítmico de éste aunque tiene otros movimientos típicos. Este baile presta especial atención al movimiento de las manos, hombros, cabeza y cabello con la intención de presumir el largo & los bordados del vestido de cada bailarina, por lo que es imprescindible llevar el cabello suelto y largo, así como el thobe ricamente bordado.

Su paso principal es una especie de cojeo en el que al mismo tiempo daremos una pequeña sacudida con la cadera hacia tras, imitando las danzas beduinas del desierto al quemarse descalzas en la arena. El cuerpo no debe bajar y subir siempre debe estar la cabeza de la bailarina a la misma altura. El truco es no estirar del todo las rodillas así se puede conseguir un este efecto. También se utiliza, pero en momentos puntuales, el paso de ganso o pato, es decir, el de andar de lado levantando una cadera de forma redondeada.

En cuanto al resto del cuerpo, los hombros dan shimmys muy marcados y grandes, al igual que en todo folclor, con los hombros arriba y abajo acompañando el ritmo alegre. Los movimientos de cabeza van desde pequeñitos en circulos y lado a lado, como grandes, marcando importante atención en el cabello. Cuando la música lo amerite, es común que las mujeres presuman el largo de su cabello moviendo rápidamente la cabeza en círculos y lado a lado. Los brazos y manos van ligeramente más rígidos que de costumbre, pero sacudiendo el thobe y el cabello.

Es una danza sencilla, estrictamente para mujeres, generalmente bailada en grupo y completamente improvisada, aunque en occidente se llegue a bailar individualmente y se marquen coreografías para que el público logre apreciarla.. En diferentes celebraciones éstas se colocan el thabe por encima del vestido y bailan. Lo más destacable de esta danza no son los movimientos en sí sino, el sentimiento de alegría y camaradería entre mujeres. Es llamada la danza más femenina del mundo, sin enseñar ni insinuar ninguna parte del cuerpo femenino, con el misterio que brinda el thobe conseguiremos que el público nos vea sensuales, elegantes y por supuesto muy alegres.

La música utilizada en esta danza está compuesta de un ritmo muy particular que habitualmente, tanto músicos como bailarinas, llaman Saudí o Adany (no es el único utilizado, pero es el más común) o también la Rumba Khalidji. Unos de los cantantes más conocidos de khalidji son Mohammed Abdou y Rachid El Maguid.

Cuando tenemos el término Khalidji, no sólo nos referimos a la danza, si no a todo lo proveniente de los países del área del golfo: comida, danzas, gente, y claro música, por lo que se pueden encontrar centenares de ritmos khalidji, pero eso no indica que todos deben ser bailados de la misma forma. La mayor parte de los ritmos en esta área, tienen algunas influencias fuertes, principalmente de las tribus del desierto árabe, también de las rutas indias de la seda y de la especia. También hay influencia del comercio africano central de esclavos, que trajo varios ritmos con él y la velocidad del ritmo varía según la tribu, también según la emoción de la canción en sí mismo.

En cuanto al vestuario, el thobe es una túnica que aun se utiliza hoy en día. Las mujeres van a las bodas vestidas con sus trajes de noche, fantásticos, y a la hora de bailar se colocan el thobe encima, los hombres y mujeres suelen estar separados, en diferentes habitaciones o en extremos opuestos de la sala, a veces separados por cortinas o paneles. El material varía según la región, pero hoy en día las bailarinas profesionales las prefieren de telas ligeras para su mejor caída y control y mucho menos largas que las tradicionales que suelen tapar los pies. Se bordan tradicionalmente en hilos de oro y piedras preciosas por frente y a veces, pero menos común, por detrás.

La confección de las túnicas es muy sencilla, pero no así el bordado, el cual se deja al criterio de la bailarina.

Necesitas de al menos lo menos 3.50 m. de gasa, seda o tul de 1.50 m de ancho para una túnica standard. Estas medidas podrán ser modificadas ligeramente en caso de que la bailarina sea muy alta (le quedará un tanto corta) o bajísima (le colgará mucho impidiéndole realizar la danza en forma cómoda, aunque el largo también es al antojo de la bailarina, pero debe ser muy larga para que no se vean los pies, así dar el efecto que desliza por el suelo.