DANZA CON VELO

 

Lo primero que es importante aclarar sobre el velo es que es una danza fantasía, es decir, que no es una danza ni típica ni folclórica, sino una occidentalización de la danza de oriente. De todas formas, por las distintas versiones de su orígen, es difícil establecer una definición histórica sobre esta danza.

Claro que la historia más famosa en relación al velo es la de Salomé y su “danza de los siete velos” que interpretó al rey Herodes, marido de su madre a cambio de la cabeza de Juan Bautista. Ha sido inspiración para muchos artistas, tanto bailarines (orientales y clásicos como el Ballet Russe de 1932) como para Oscar Wilde y Strauss, quien compuso una ópera sobre la historia.

A pesar de que la historia de Salomé es la más famosa, no es la única que hable sobre la “danza de los siete velos”, también existe la historia mitológica sobre Ishtar (Babilonia). La leyenda dice que Tamuz pierde la vida y es lleado al reino de Hades, pero el amor de Ishtar por Tamuz era tanto que decidió ir en busca de su amado. Con pasión y determinación, ella cruzó los siete vestíbulos del submundo y en cada uno de ellos dejaba una de sus pertenencias: un velo. En esta historia el velo representa lo oculto, las cosas que nosotros ocultamos de los otros y de nosotros mismos. Al despojarse de sus siete velos, Ishtar revela sus verdades y entonces puede reunirse con su amor.

Otro tipo de mitología sobre el velo es la que hacen los egipcios, quienes acreditaban que un hombre poseía nueve cuerpos, representando cada uno con un velo:

  1. Cuerpo Físico
  2. Cuerpo Astral
  3. Cuerpo Espiritual (Alma)
  4. La propia Sombra
  5. El Corazón
  6. El Espíritu Inmortal
  7. La Energía Vital
  8. La Conciencia Espiritual
  9. La Individualidad conferida por el hombre

Así la danza de los velos es realizada con una cantidad de velos que cambia de acuerdo a su objetivo:

Los primeros registros contemporáneos que se conocen sobre la danza con velo en oriente se refieren a Zouma, una bailarina de origen tunecino que creaba y coreografiaba piezas fusionando el ballet con danza tunecina y toques de la sobreactuación del teatro y los comienzos del cine. Zouma trae consigo a la bailarina danzando su entrada creando imágenes de pudor y recato, así como de sensualidad y erotismo con ayuda del velo.

Aunque se conoce a Zouma como pionera de la danza con velo en oriente, quien la lleva a los grandes teatros orientales y la saca a relucir al mundo fue Samia Gamal alrededor de 1940 con ayuda de su gran carrera cinematográfica.

En una entrevista que la historiadora Morocco hace a Samia, le dice que en todos sus viajes por África y Medio Oriente, ella nunca vio a nadie danzar con velo, y la gran bailarina responde que ella tampoco había escuchado antes de tal cosa, hasta que conoció a la bailarina rusa Ivanova. Ivanova fue contratada por el rey egipcio Farouk para que enseñara danza a sus hijas, posteriormente, conoce a Samia y se convierte en su maestra, enseñándole a llevar el velo en sus presentaciones asi como también la ayudó a través de técnicas de danza clásica a mejorar su porte, el manejo de sus brazos, etc. Ivanova aprendió la práctica del velo de una danza caucásica, probablemente de la Unión Soviética, cerca de Azerbaiján.

Aunque para occidente sea muy común relacionar el velo con oriente, allá es muy mal visto que una bailarina baile con velo, lo utilizan muy poco, únicamente para entrar al escenario segundos después se deshacen de él. Si prolongaran el uso del velo, el público árabe se sentiría agraviado e incómodo, pues ellos lo ven como un striptease gracias a que en 1950, la danza oriental apenas se asomaba en occidente con Samia Gamal en Hollywood, lo que provocó que al ver la sensualidad y el erotismo de esta danza, stripers y bailarinas de clubes nocturnos se apoderaran de ella y queriendo imitar a Samia, se cubrían y descubrían el cuerpo con velos degradando la elegancia y sensualidad de la danza oriental.

Es por eso que hoy en día si se quiere disfrutar de una técnica y uso adecuado del velo, es mejor referirnos a bailarinas profesionales de occidente, quienes crean figuras con él, añadiendo un nuevo sabor a la danza del vientre. Este velo es normalmente de seda para su mejor manipulación, pero lo recomendable es comenzar a aprender el arte de su uso con uno de una tela liviana de aproximadamente 280x120cm.