Fairuz

 

Fairuz , también escrito como Fairouz o Fayrouz, es una famosa cantante y actriz libanesa, considerada por sus admiradores como una leyenda viviente. Su nombre de nacimiento es Nuhad Haddad , nacida en la montaña libanesa Yabal Al Arz, el 21 de noviembre de 1935. Sus seguidores la llaman: La embajadora de las estrellas, La Embajadora de los árabes, Vecina de la Luna, y La voz de la poesía. Además es la cantante viva más famosa y querida de todo el Mundo Árabe. Su carrera se extiende desde 1950 hasta la actualidad.

Nuhad Haddad, nació en una modesta familia de religión siroortodoxa. Wadi Haddad, su padre, era originario de la ciudad de Mardin (Turquía) y se estableció en el Líbano después de casarse con Lisa al-Bustani, madre de Fairuz, libanesa maronita. La familia se mudó al barrio de Zuqaq al-Blatt en Beirut, residiendo en una sola habitación de una típica casa de piedra frente a la escuela del Patriarcado libanés. Wadi trabajaba en una imprenta cercana y Lisa como ama de casa se hizo cargo de sus cuatro hijos: Nuhad, Yusef, Huda y Amal.

A la edad de 10 años, Nuhad ya era reconocida en su escuela por su hermosa voz. Le gustaba cantar con regularidad durante los festivales y las vacaciones escolares. En febrero de 1950, en uno de los festivales escolares capturo la atención de Mohammed Fleifel, un conocido músico y profesor del Conservatorio de música del Líbano, quien se encontraba entre los espectadores. Él Estaba muy impresionado por su voz y su rendimiento y le aconsejó inscribirse en el conservatorio. Al principio el padre se mostró reacio de enviar a su hija al conservatorio, sin embargo dejó a Nuhad asistir a las clases en el conservatorio con una sola condición, la cual era que la acompañara su hermano.

Mohammed Fleifel cuidó y preparo la voz de Nuhad; le enseñó la recitación de los versos del Corán (Estilo conocido como Tajweed). Un día, un destacado músico libanés y jefe del departamento de música en la emisora de radio del Líbano Halim El Roumi (el padre de la famosa cantante Majida El Roumi) pasó a escuchar cantar a Nouhad. Él quedo profundamente impresionado por su voz y observó que había una rara flexibilidad que le permitía cantar tanto temas orientales como occidentales admirablemente. Desde ese momento Halim El Roumi nombró a Nouhad como una de las cantantes del coro en la estación de radio de Beirut y compuso varias canciones para ella. Desde ese momento él la comienza a llamar “Fairuz”, que en árabe significa turquesa.

Un par de meses más tarde, Fairuz fue presentada a los hermanos Rahbani, Assi y Mansour, quienes también trabajaban en la estación de radio como músicos. La química fue instantánea, y poco después, Assi empezó a componer canciones para Fairuz, una de los cuales fue “Itab” (la tercera canción que compuso para ella), la que fue un éxito inmediato en todo el mundo árabe y establece a Fairuz como una de las más importantes cantantes en la escena musical árabe. Assi y Fairuz contraen matrimonio el 23 de enero de 1955 y Fairuz, posteriormente, se convierte a la ortodoxia griega (Religión de Assi).

Fairuz tuvo cuatro hijos: Ziad, (músico y compositor), Layal (quien murió en 1987 de un accidente cerebro vascular), Hali (quien quedo paralizada desde la infancia a causa de meningitis) y Rima, (fotógrafa y directora de cine).

Las primeras obras de Fairuz y de los hermanos Rahbanis fueron innovadoras mezclas de los modos orientales y extranjeros (sobre todo de América del Sur cuya música estaba influenciada por Eduardo Bianco), la que combina distintos tonos vocales de Fairuz con la música poética e ingeniosa de Assi las que expresan el amor y la nostalgia de la vida en las aldeas libanesas.

Fairuz llevo a cabo el primer concierto a gran escala en 1957 como parte del Festival Internacional de Baalbek, patrocinado por el presidente libanés Camille Chamoun. Realizó musicales y operetas agotando todas las localidades durante años, estableciéndose indiscutiblemente como la cantante más amada del Líbano y como una de las cantantes más populares del mundo árabe ya que su estilo jamás se había visto en todo el mundo árabe.

Fairuz se convirtió en la “Primera Dama del canto libanés”, durante la década de 1960. En ese período, los hermanos Rahbani habían escrito y compuesto cientos de sus más famosas canciones, la mayor parte de sus operetas, y 3 películas. En 1969 siendo muy popular la música de Fairuz se prohibió en las estaciones de radio del Líbano durante seis meses por orden del gobierno libanés porque se negó a cantar en un concierto privado en honor del presidente argelino Houari Boumédienne durante su visita al Líbano. A pesar de ello la popularidad de Fairuz aumentó aún más ya que ella dejó en claro que no canta para una sola persona ya sea rey o presidente, ella siempre cantara para el pueblo.

En 1971, Fairuz logra ser internacionalmente famosa después de su gira por América del Norte y América Latina, siendo recibida con mucho entusiasmo por los inmigrantes de los países árabes. Muchos consideran que la década de 1970 es la fase más importante de su carrera ya que contaba con el máximo potencial de su voz, así como la abundancia en la producción de musical de los hermanos Rahbani.

Durante la guerra civil libanesa (1975-1990), Fairuz nunca intento abandonar el Líbano para vivir en el extranjero aunque no realizó ningún concierto más en su país con la excepción de la opereta "Petra", que se realizó en las partes occidental y oriental de la entonces dividida Beirut en 1978. A Fairuz le dolía mucho ver a los libaneses morir en manos de extranjeros aún más entre ellos por este motivo ella no quiso cantar más en su país ya que se estaban matando los unos a otros y destruyendo el hermoso y próspero Líbano. Sin embargo, durante ese período Fairuz continuó con gran éxito las giras y conciertos internacionales.

Tras el divorcio artístico entre Fairouz y los hermanos Rahbani, en 1979, Fairuz comenzó a trabajar junto a su hijo, Ziad Rahbani, su amigo, el letrista José Harb, y el compositor Philemon Wehbe. Juntos, forjaron nuevos álbumes los que produjeron un enorme éxito y demostrando que Fairuz continuaba evolucionando y afirmándose como la máxima diva del canto en el mundo árabe de ese entonces.

Joseph Harb escribió para Fairuz algunas de sus mejores letras y poemas mientras que Philemon Wehbe ofreció su música atemporal puramente oriental la que era apreciada por las masas. Ziad, por el contrario, renueva el repertorio de Fairuz y muy originalmente incorpora canciones de jazz.

Fairuz sigue siendo la más destacada cantante viva del mundo árabe obviamente después de la gran cantante egipcia Oum Kalthoum (1904-1975) luego de ella, ninguna cantante en el mundo árabe es tan amada como Fairuz.

En la década de 1990, Fairuz produjo tres discos y realizó una serie de conciertos a gran escala, en particular el histórico concierto celebrado en Beirut en septiembre de 1994 para poner en marcha el renacimiento del distrito centro de la ciudad que fue arrasada por La guerra civil. Ella participó del Festival Internacional de Baalbek en 1998 después de 25 años de ausencia, donde realizó los temas más destacados se presentaron en los años 1960 y 1970.

Fairuz en la actualidad trabaja exclusivamente con su hijo Ziad. El álbum, (Wala Keef), fue su última producción en 2002.

Otro gran éxito fue el masivo concierto en Las Vegas MGM Grand Arena (1999), con la asistencia de más de 16.000 inmigrantes árabes, en su mayoría libaneses que acudieron a la ciudad desde todo el continente americano y de Europa. Desde entonces Fairuz ha realizado conciertos en el Festival Internacional de Beiteddine (Líbano), Estados unidos (2003), Montreal (2005), Dubái, Abu Dhabi, Baalbek, Biel (2006), Atenas (2007), Damasco y Bahrein (2008).

Su último concierto en Siria (2008), causó gran controversia en el Libano debido a la tensa relación que su país sostiene con Siria, hasta tal punto de que el parlamento Libanés le solicitara que suspendiera su presentación. Pero Fairuz rechazo estas presiones y fiel a sus convicciones realizó sus presentaciones programadas. Fairuz al momento de atravesar con su automóvil la frontera Siria fue recibida por 7000 seguidores los cuales gritaban su nombre dándole la bienvenida luego de 20 años de no presentarse en dicho país. Canales de radio, canales de televisión, los organismos de radiodifusión por satélite sirio, restaurantes, cafés y todos los periódicos se centraron en Fairuz y en su legendario regreso.

En agosto del 2010, fue demandada por los hijos del fallecido Mansour, delegando que no había pagado regalías ni pedido permiso de utilizar las composiciones de su padre, por lo que le prohibieron utilizarlas.

Y aunque Fairuz no ha dado ninguna declaración pública, la cantante considera la disputa es un ataque personal en lugar de una aplicación legítima de la propiedad intelectual. Con todo, sus fans del Líbano y otros países se han reunido a hacer protestas ante la decisión legal, y el medio millón de miembros de la página Facebook oficial de Fairouz han repletado la web con comentarios de apoyo.

Muchas figuras públicas están tratando de convencer a los demandantes que se retracten de sus actos. Y aunque esas gestiones particulares puedan resultar, no implica que la situación no se vuelva a repetir con uno u otro cantante, con una u otra expresión cultural. Más allá de una anécdota particular, el caso de Fairouz refleja cómo las leyes de propiedad intelectual dibujan un escenario cultural con muchas atribuciones a los autores (o a sus herederos, en este caso), pero que no pone en la balanza los derechos de acceso de las obras por parte del público. Hoy los seguidores de un artista, las personas que compran y/o asisten a sus obras, no tienen protección balanceada en la justicia cuando se trata de este tipo de prohibiciones.

Pero además, y acaso la consecuencia más polémica, al no existir un adecuado balance entre la protección de los derechos de autor y los de acceso al conocimiento y la cultura por parte del público, las leyes de propiedad intelectual pueden prestarse para silenciar la libertad artística y de expresión de los mismos artistas y sus seguidores. Hoy los fans de Fairouz también lo entienden así al hacer una protesta silenciosa como símbolo de una cantante a la que se le ha negado cantar libremente. Es que propiciar un escenario que prohíbe una expresión artística es, también, silenciar la expresión cultural de un pueblo.

Las obras musicales o las operetas fueron la piedra fundamental de Fairuz, Assi y Mansour. Los hermanos Rahbani produjeron 25 obras musicales populares (20 con Fairuz) durante un período de más de 30 años. Fueron posiblemente los primeros en producir en el mundo árabe teatro musical.

Generalmente Fairuz desempeñaba el papel principal junto con los grandes cantantes/actores Nasri Shamsedin, Wadih Al Safi (El más destacado cantante libanés) además también participaban de las mismas Antoine Kerbaje, Elie Shouayri (Chouayri), Hoda Haddad (hermana menor de Fairuz), Siham Shammas, Georgette Sayegh y muchos otros

Los temas tratados en las obras de los Rahbani expresaban el patriotismo, el amor no correspondido, la nostalgia de la vida en las aldeas, la comedia, el drama, la filosofía, la política contemporánea y todo lo que contiene el alma del Líbano.

Por otro lado, Fairuz posee un amplio repertorio de alrededor de 1500 canciones, ha vendido millones de discos en todo el mundo, y se le han otorgados prestigiosos premios y títulos a través de los años.

Alrededor de 85 CD, vinilos y cassettes se han publicado oficialmente hasta la fecha. La mayoría de las canciones que aparecen en estos álbumes fueron compuestas por los hermanos Rahbani. También se incluyó canciones de Philemon Wehbe, Ziad Rahbani, Zaki Nassif, Mohammad Abdel Wahab, Najib Hankash y Mohamed Mohsen.

Fairuz también cuenta con obras inéditas las cuales son muy abundantes. La mayoría de ellas se remontan a finales de los años 1940, 1950 y principios de 1960 (algunas canciones inéditas, la más antiguas, fueron compuestas por Halim el Roumi).